El Cabo de Gata se ha convertido en los últimos años en un lugar del que mucha gente habla. Lo que atrae primero a los visitantes son sus espectaculares playas. Aguas transparentes llenas de vida marina en el litoral volcánico mejor conservado de la península ibérica, sólo comparable en España con Canarias.

El Cabo de Gata cuenta con numerosas figuras de protección, fue el primer parque marítimo terrestre de Andalucía, reserva de la biosfera, Zona de especial protección para las aves, geoparque…

El Cabo de Gata es un lugar donde llueve poco, lo que ha obligado a plantas, animales y humanos a buscar todo tipo de estrategias de supervivencia para subsistir en este duro lugar y aprovechar cada gota de agua. Esta falta de nubes proporciona un beneficio inesperado, por las noches las estrellas se ven como en ningún otro sitio, lo mejor para los amantes del cielo nocturno.

El Cabo de Gata es, en definitiva, un lugar magnífico para visitar todo el año, con infinidad de senderos por donde descubrir rincones mágicos, recrearse en el paisaje, bañarse en sus cristalinas aguas, disfrutar de su cielo y su tierra. Vale, nos has convencido, voy a internet, escribo en google Cabo de Gata… por cierto, ¿A qué nos referimos cuando hablamos de Cabo de Gata?

En realidad podemos referirnos a varias cosas. En primer lugar está el cabo geográfico, la punta más suroriental de la península ibérica, a 180 km de la frontera entre Argelia y Marruecos. Luego está el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, 63 kilómetros de costa que comprende a los municipios de Almería, Níjar y Carboneras, del que os he estado hablando, y por último está el barrio de Cabo de Gata, que pertenece al municipio de Almería.

En el barrio de Cabo de Gata que da nombre al Parque vivimos más de 1000 habitantes, hay un colegio a donde van a estudiar los niños de aquí y de las poblaciones cercanas, un cementerio, tiendas, bares, comercios, una iglesia y una zona de pescadores artesanales. Junto al barrio hay un torreón del siglo XVIII que se construyó como parte del sistema defensivo frente a los piratas. A casi todas estas torres se le ponían nombres de Santos para marcar el territorio frente a los Árabes. En este caso es la torre de San Miguel.

De un tiempo a esta parte, mucha gente ha empezado a llamar al barrio de Cabo de Gata, barrio de San Miguel, cosa totalmente errónea, sólo hay que preguntar a las familias más antiguas, algunas con varias generaciones viviendo aquí. Luego, si nos siguen quedando dudas, podemos buscar el código postal de Cabo de Gata. Los comerciantes de Cabo de Gata hemos creado una asociación: cabodegata.es para poner nuestro barrio en el mapa, para que se conozca que existimos y que este barrio hay mucha gente con inquietudes que está interesada en que se mejore nuestro pueblo y nuestra vida, para que se mejoren las infraestructuras básicas: agua, luz, limpieza, alcantarillado y para que se creen actividades fuera de temporada y se nos tenga en cuenta. Empezando por llamar a las cosas por su nombre.

Bienvenidos al Cabo de Gata (al barrio, al Parque Natural y a la punta del cabo)

Textos: «Carlos Aldavero – de corazón marinero»

Fotos: «Ángel Mateo – gran fotógrafo Cabogatero»

© 2022 ACEP - Todos los derechos reservados